viernes, 11 de marzo de 2016

Paraísos cercanos!

Ruta Palma - Establiments - Son Sardina - Palma


Muchas veces creemos que Palma es sólo patinaje urbano y ciudad, pero nos equivocamos por completo. Existen rutas, si las buscas, en sus alrededores más cercanos que nos brindan la posibilidad de escaparnos y perdernos por esos caminos rurales que tanto me gustan cuando realizo rutas de largo recorrido. Y es así como un buen día, cansada del más que conocido carril bici que conecta Palma con la Universidad, decidí explorar todos esos caminos paralelos que me brindaron la posibilidad de llegar a Establiments, Son Espanyol y Son Sardina, en una ruta que cuenta con 30 kms de espectaculares paisajes y cuestas trepidantes, a sólo unos pocos minutos de la cuidad.

Con el tiempo se ha convertido en una de mis favoritas para desconectar y ver paisajes sobrecogedores, y que a la vez se trate de una salida corta y asequible.



Es así como este 20 de febrero, sábado por la tarde, decido realizarla una vez más. Como siempre, salgo del mismísimo portal de casa con los patines puestos, subo por el carril bici que llega hasta Ocimax y desde allí continúo por él hasta Son Espases, pasado éste, cojo el primer desvío que encuentro de caminos asfaltados rurales a mano izquierda. Es sorprendente como el paisaje puede cambiar tanto con tan sólo desviarse unos pocos metros del carril. Aquí comienzan las distintas casas rurales, cuadras y demás elementos propios, y que no tienen nada que envidiar a cualquier otra ruta por el Pla de Mallorca.


Sigo por el Camí de la Real, hacia Son Espanyol hasta que, en el siguiente cruce, cojo el desvío a mano izquierda para subir a Establiments, y digo subir porque aquí es precisamente donde empiezan una serie de inclinadas pendientes que después tendremos el enorme privilegio de bajar a toda velocidad. Voy a parar a la Carretera de Esporles que, aunque teniendo un tráfico considerable, será el único camino factible para una bajada segura a la vuelta, aunque en la subida prefiera desviarme por Carrer de Pou Comú hasta Camí de Sarrià. Con paisajes fascinantes, subidas y bajadas de vértigo, no tengo la impresión de seguir en la ciudad sino más bien de haberme perdido por uno de esos caminos rurales que tanto adoro en las rutas de larga distancia.

Toda la ruta es cuesta arriba, aún así, en Establiments, sus caminos se convierten en una auténtica montaña rusa de subidas y bajadas trepidantes, de paisajes increíbles, que culmina al final de Camí de Delme, donde éste pasa a ser un camino de tierra que lleva hasta Esporles, muy frecuentado por los usuarios de bici de montaña pero, lamentablemente, imposible para mí en patines. Estando por esta zona la impresión y los paisajes son más propios de estar en plena montaña, desde esta altura se puede divisar la localidad de Son Sardina sin dificultad alguna y tengo la sensación de estar en la cima de Palma!

Sin más, emprendo mi regreso por Camí de Sarrià, ahora sí, comienza una vuelta de incesantes y trepidantes bajadas, todas ellas, Camí de Sarrià, Carretera de Esporles y el desvío de vuelta a Camí de la Real son pendientes importantes en las que hay que tener especial cuidado, saber frenar con seguridad y vigilar el tráfico, especialmente en la Carretera de Esporlas, que según la hora del día tendrá más o menos afluencia de vehículos. Aún así, es todo un privilegio poder bajarlas a toda velocidad mientras pasan ante mi paisajes de montañas, casas rurales y verdes campos.

Una vez de vuelta en Camí de la Real, continuamos hacia la UIB (Universidad), pasado Son Espanyol encontramos un camino, a mano derecha, que nos devuelve al carril bici, aquí es donde termina la parte más trepidante de la ruta y comienza la calma al atardecer, que siempre nos brinda unas fascinantes imágenes de tonos ocres, rojizos y rosados del ocaso. Continúo por el carril bici, en dirección a Palma, pero cojo el puente sobre la carretera de Valldemossa en dirección a Camí Son Ripoll, que desembocará en Camí de Passatemps. Desde este puente las vistas son espectaculares y nunca me falta sacar alguna foto del impresionante atardecer que se puede contemplar desde aquí.


Bajo el puente y llego a Camí de Passatemps, lo cojo a mano izquierda y subo hacia  Sa Garriga, pero a pocos kilómetros de espectacular camino rural vuelve a ocurrirme lo mismo que en Camí de Delme, comienza un camino de tierra intransitable en patines pero apto para bici de montaña. Es aquí donde suelo dar la vuelta y, literalmente, dejarme caer en una suave pero larga bajada por Camí de Passatemps hasta Son Sardina, donde siempre encuentro uno de esos acogedores bares de pueblo con terraza para tomarme una enorme jarra de cerveza, éste se ha convertido en un ritual si el que he de reconocer que las rutas no serían lo mismo.

Terminada esa cerveza y empezando a pasar algo de frío, pues ya ha oscurecido totalmente, sólo tengo que continuar cuesta abajo y tomar el desvío a mano derecha de la primera rotonda que encuentro, y éste me envía de vuelta al carril bici y a Palma. En resumen, una ruta breve, trepidante y llena de sobrecogedores paisajes que nunca me canso de repetir y está claro que repetiré!



ÁLBUM DE FOTOS COMPLETO

VÍDEO DE LA RUTA


2 comentarios:

  1. Me encantan las fotos y la explicación tan entusiasta parece llevarte también en patines aunque estés tranquilamente en tu sillón . Gracias por estos buenos momentos

    ResponderEliminar
  2. Graciassssss ojalá pudiéramos recuperar esos día de ruta bici - patín, aun así un día de estos turismo a pie!!!! :D

    ResponderEliminar